HISTORIA

Patabrava nace como negocio familiar en 1886 y continúa su tradición artesana como una de las empresas más antiguas del sector del ibérico.

Seguimos en las mismas montaneras que lo hacían nuestros ancestros, con la misma raza 100% ibérica, el método heredado de hacer las cosas con paciencia, artesanía y el máximo control de calidad. Así cada gancho de nuestras  bodegas aguanta el peso de los jamones colgados de muy diferentes añadas, pues ya han conocido 3 siglos distintos. En 2015 seguimos engordando nuestros cerdos ibéricos en esas mismas dehesas, por lo que también es un deber  mantener este ecosistema para las generaciones venideras. Actualmente gestionamos mas de 10.000 hectáreas de dehesa ibérica.

Es también nuestra responsabilidad buscar vías de mejora tal y como hicieran nuestros abuelos, y los abuelos de estos. Ya en el siglo XXI hemos inaugurado unas modernas instalaciones en Guijuelo, manteniendo la idea de artesanía, curación natural y amor por nuestro producto que nos han inculcado nuestros mayores desde el siglo XIX.

“Algo debemos estar haciendo bien para que nuestra empresa familiar haya llegado a cumplir 2 siglos de historia, pero más importante aún, es ver las posibles mejoras que podemos y debemos llevar a cabo para seguir en la vanguardia de la calidad, sin entrar en conflicto con la herencia y la tradición que nos han hecho llegar hasta nuestros días”.

José Luis Gómez. Gerente, cuarta generación.

FINCAS

En Patabrava llevamos casi 130 años criando y cuidando el cerdo ibérico en nuestras propias fincas, siempre en libertad y sólo por personal que ame al cerdo ibérico, lo entienda y comprenda su esencia y filosofía. Sólo así podemos cuidar al máximo todos los detalles en la crianza y desarrollo de una materia prima tan peculiar como compleja.

Las mejores estirpes de cerdo 100% ibérico puro son cruzadas en nuestras dehesas como nos enseñaron nuestros antecesores, dando un resultado óptimo en la adaptación de esos animales a cada dehesa concreta y a las circunstancias climatológicas de cada año.

En nuestras dehesas viven los animales en total libertad por un periodo superior a 2 años, disfrutando así un mínimo de dos montaneras, hasta conseguir el peso adecuado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR