Cómo elegir un buen jamón ibérico | Patabrava Ibéricos de Guijuelo

Cómo elegir un buen jamón ibérico

La elección de un jamón ibérico depende mucho de lo que estemos buscando. Si buscamos un jamón para regalar, tenemos dos opciones principalmente. Una es acudir a alguna de las marcas más conocida del mundo del jamón. Otra es buscar un producto diferencial y de un valor añadido superior al mero reconocimiento de marca, lo que implica indagar y hacer una búsqueda activa, algo que realmente apasiona al amante del jamón en toda su extensión.

 

Nosotros siempre recomendamos esta segunda opción. De hecho, si lo que más nos importa es el producto por encima de la marca, precintos, garantías y demás, nuestro consejo es que te dejes aconsejar por un prescriptor o alguien que de verdad conozca los tipos de jamón ibérico, y que además sepa orientarte teniendo en cuenta tus gustos, tu bolsillo y el tipo de consumo.

Para nosotros, elegir un buen jamón ibérico pasa por seguir estos si consejos:

 

  • No importa el bolsillo de cada uno: habrá quien se pueda permitir un jamón de alta gama todos los meses y otros uno cada tres años. Pero en nuestra opinión es mejor esperar para poder tener uno de verdad bueno en casa que estar siempre comiendo un jamón ibérico mediocre que realmente no nos apasione. Al respecto, decía Unamuno que solo el necio confunde valor y precio, y en el mundo del jamón es aplicable. La tarifa puede variar, pero no el valor del jamón ibérico. Un precio alto no te va a garantizar acertar, aunque usualmente uno de los baratos sí que te saldrá caro.
  • En caso de duda, siempre el más grande. Por calidad y por rendimiento.
  • La clave fundamental está en que una vez que tenemos jamón en casa, hay que alimentarle y cuidarle. Debemos adquirir el compromiso diariamente de cortar, consumir, degustar y así siempre nos apetecerá cortar, consumir y degustarlo. El corte estará siempre limpio y preparado, sin estar reseco por culpa precisamente de no cortar a menudo.
  • Si somos de los que solo nos podemos comprar un jamón bueno de verdad cada tres años, no pasa nada. Pero una vez que lo tengamos en casa, a cortarlo de continuo, porque de otra manera convertiremos un gran jamón en algo reseco, y será culpa nuestra, no del jamón.
  • Busca opiniones de otros que hayan probado ese jamón que está generando nuestro interés. Pueden ser reseñas online o recomendaciones de conocidos. La idea es dedicar tiempo a esta investigación para saber qué opinan otros.
  • Saber nuestras limitaciones. Si nunca hemos cortado a cuchillo una paleta ibérica o un jamón ibérico, no nos apetece aprender o sabemos que no vamos a poder cumplir con el precepto de lonchear casi a diario, lo mejor es comprar un formato que se adecue a nosotros, como es el loncheado a cuchillo en atmósfera modificada, o incluso solicitar un jamón o paleta deshuesado y en trozos al vacío para poder ir consumiendo parte a parte.

Ver jamón Ibérico de Bellota Patabrava

Como todo en la vida, en la gastronomía hay que arriesgarse, salir de lo conocido y de nuestra zona de confort para probar cosas nuevas. Y estar preparado para las sorpresas, puesto que el sabor de un jamón de bellota es diferente: más graso, potente, untoso…hay pocos alimentos tan puros y que se identifiquen con lo que ahora se denomina “umami” y que resulta que en Guijuelo siempre hemos llamado “sabor”.